Guía Plan RENOVE 2020: las claves para acceder a las ayudas del Gobierno

El programa de Renovación de Vehículos 2020 (Plan RENOVE 2020), dotado con 250 M€, se integra dentro del Plan de Impulso a la Cadena de Valor de la Industria de Automoción presentado por el Gobierno el 15 de junio de 2020. El objetivo del Plan consiste en incentivar mediante la concesión de ayudas la adquisición de vehículos para la sustitución de los más antiguos por modelos más limpios y más seguros, incorporando al mismo tiempo criterios ambientales y sociales. El plazo de presentación de las solicitudes de ayudas comprenderá desde el día de activación del sistema electrónico de gestión del Programa RENOVE 2020 hasta el 31 de diciembre de 2020, ambos inclusive, o hasta que se agoten los presupuestos establecidos en caso de producirse con anterioridad.


En el BOE de 6 de julio de 2020 se ha publicado el Real Decreto-Ley 25/2020, de medidas urgentes para apoyar la reactivación económica y el empleo, que regula el programa de Renovación de Vehículos 2020 (Plan RENOVE 2020), dotado con 250 M€, se integra dentro del Plan de Impulso a la Cadena de Valor de la Industria de Automoción presentado por el Gobierno el 15 de junio de 2020.

En un primer tramo se destinarán 230 millones de euros a renovar el parque de turismos (200 millones), vehículos comerciales (25 millones) y motocicletas (5 millones). Por su parte, la adquisición de vehículos industriales y autobuses se fomentará con 20 millones.

El programa, que no es compatible con el Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (MOVES), busca la sustitución de los vehículos más antiguos en circulación, que son más contaminantes y menos seguros, por otros más modernos y siguiendo el criterio de neutralidad tecnológica.

Para acceder a las ayudas, es obligatorio entregar un coche de al menos diez años de antigüedad y de siete años, en caso de ser uno comercial.

También tendrán que tener en vigor la ITV y el destinario último de la ayuda deberá poseer la titularidad del vehículo achatarrado al menos durante los doce meses anteriores a la fecha de solicitud de la ayuda.

Las ayudas se destinarán a la adquisición directa o por medio de operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting (también llamado leasing operativo) de un vehículo nuevo matriculado a partir del 15 de junio (incluido).

Además, el beneficiario de la ayuda deberá mantener la titularidad del vehículo y su matriculación en España al menos durante dos años desde el momento de la concesión de la subvención.

Asimismo, dentro del plan también se incluyen modelos seminuevos, a contar desde enero de 2020, como una medida que busca ayudar a los concesionarios a dar salida a los vehículos automatriculados durante el período de confinamiento.

El programa se pondrá en marcha a través de la activación de un sistema telemático de gestión de ayudas, cuya fecha y hora se publicará a través del portal del plan, que finalizará el 31 de diciembre 2020 o cuando se agoten los fondos. Los concesionarios también podrán facilitar al comprador los medios electrónicos que le permitan tramitar la solicitud.

Se avisará en la página web del Ministerio de Industria con la antelación suficiente de la fecha de apertura del sistema electrónico de gestión, estando prevista su primera funcionalidad, para la reserva de la ayuda, hacia el mes de septiembre. Para la realización de la reserva será necesario al menos haber realizado el pedido del vehículo en el concesionario.

Ver: Preguntas Frecuente de la Guía RENOVE 2020

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

COVID-19. Preguntas y respuestas sobre la extensión de los ERTES

En la página web de la Seguridad Social se han publicado una serie de preguntas y respuestas sobre la prórroga de los ERTES hasta el 30 de septiembre con nuevas exoneraciones en las cotizaciones sociales. A continuación le ofrecemos algunas de las dudas más frecuentes sobre esta extensión…


Como ya le hemos venido informando, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha adoptado nuevas medidas para empresas y trabajadores, disponibles desde el 1 de julio hasta el próximo 30 de septiembre tras el acuerdo firmado entre el Gobierno y los agentes sociales para prorrogar el impacto de las medidas de protección adoptadas durante el estado de alarma.

Para las empresas, el Gobierno y los agentes sociales han llegado a un acuerdo para prorrogar los ERTES hasta el 30 de septiembre con nuevas exoneraciones en las cotizaciones sociales. En este circular respondemos a algunas de las dudas más frecuentes sobre esta extensión.

Aún no he podido reiniciar la actividad de mi empresa y tengo a todos los trabajadores aún suspendidos.

Para estos casos, se ha creado una nueva figura, el ERTE de transición (medidas temporales de transición), con exoneraciones de las cotizaciones decrecientes.

Para las empresas con menos de 50 trabajadores, la exoneración será del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre.

En el caso de las empresas con 50 trabajadores o más, las exenciones en las cotizaciones sociales serán del 50%, del 40% y del 25% en julio, agosto y septiembre, respectivamente.

Mi empresa ha podido incorporar ya parte de la plantilla, pero aún no a todos los trabajadores/as. ¿Se van a mantener las exoneraciones?

Sí. Se ha prorrogado la fórmula que se puso en marcha a mediados de mayo, por la que se bonifica más a las empresas por los trabajadores activados que por los que se quedan suspendidos.

Para las empresas con menos de 50 trabajadores, las exoneraciones serán del 60% para los trabajadores activados y del 35% para los no activados durante los meses de julio, agosto y septiembre.

Para las empresas con 50 y más trabajadores, las exoneraciones serán del 40% para los trabajadores activados y del 25% para los no activados durante los tres próximos meses.

¿Qué ocurre con los procedimientos de regulación temporal de empleo basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP)?

En caso de procedimientos de regulación temporal de empleo basados en causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP) derivados de la Covid-19 iniciados antes y tras la entrada en vigor del presente real decreto-ley, podrán acogerse a las condiciones en materia de exoneraciones a la cotización de los ERTE por fuerza mayor siempre y cuando sean inmediatamente consecutivos a un ERTE de fuerza mayor, y hasta el 30 de septiembre de 2020

Y si sufro un rebrote entre mis trabajadores ¿me van a ayudar?

Para casos excepcionales en los que una empresa tenga que cerrar su centro de trabajo como consecuencia de un rebrote de la pandemia, se establece una exoneración en las cotizaciones a la Seguridad Social del 80% para los trabajadores inactivos, del 60% para los activos en el caso de las empresas de menos de 50 empleados, y del 60% para los inactivos y del 40% para los activos para las empresas de más de 50 empleados.

Estos expedientes tienen que ser aprobados por las autoridades laborales.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

Instrucciones sobre la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID-19 en las empresas

Se considera caso sospechoso de infección por SARS‐CoV‐2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire. Otros síntomas como la odinofagia, anosmia, ageusia, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por SARS‐CoV‐2 según criterio clínico.


El Ministerio de Sanidad presenta el documento Instrucciones sobre la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID-19 en las empresas, que está en revisión permanente en función de la evolución y nueva información que se disponga de la infección por el nuevo coronavirus (SARS‐CoV‐2).

La indicación para la realización de pruebas diagnósticas para la detección del COVID‐19 deberá ser prescrita por un facultativo de acuerdo con las directrices, instrucciones y criterios acordados al efecto por la autoridad sanitaria competente.

El Ministerio de Sanidad publicó la Estrategia de diagnóstico, vigilancia y control en la fase de transición de la pandemia de COVID‐19, cuyo objeto es la detección precoz de todos los casos compatibles con COVID‐19 para controlar la transmisión de la enfermedad. La detección precoz de infección por SARS‐CoV‐2 se hará mediante la realización de una PCR (u otra técnica de diagnóstico molecular que se considere adecuada) a todo caso sospechoso de infección en las primeras 24 horas.

Se considera caso sospechoso de infección por SARS‐CoV‐2 a cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire. Otros síntomas como la odinofagia, anosmia, ageusia, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros, pueden ser considerados también síntomas de sospecha de infección por SARS‐CoV‐2 según criterio clínico.

La OMS indica que la prueba molecular (por ejemplo, PCR) de muestras del tracto respiratorio es el método recomendado para la identificación y confirmación de laboratorio de los casos de COVID‐19, y se prioriza su utilización frente a otras estrategias.

En cuanto a las pruebas de diagnóstico mediante test rápidos, la OMS, según la evidencia actual, únicamente recomienda su uso para determinadas situaciones y estudios, y con fines de investigación. Las técnicas de detección rápida de antígenos o anticuerpos no se consideran adecuadas para el diagnóstico de infección aguda.

Ver  documento

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

El registro de jornada también es obligatorio con el teletrabajo

Asegúrese de que los empleados que hacen teletrabajo siguen registrando la jornada. Esta obligación existe para todos sus trabajadores, con independencia de si realizan su actividad fuera del centro (comerciales, desplazados al extranjero, teletrabajadores…) o en el centro de trabajo físico.


La crisis del coronavirus ha hecho que el teletrabajo esté a la orden del día, y que muchas empresas y trabajadores/as recurran a esta modalidad para continuar con la actividad laboral, pero lo que antes representaba un porcentaje muy pequeño, cada vez está creciendo, y se pronostica que seguirá haciéndolo.

El hecho de que los hogares se hayan convertido en las nuevas oficinas puede llevar a una relajación de los sistemas de control de jornada. Sin embargo,  las empresas siguen estando obligadas por ley a definir los turnos, respetar los descansos y registrar el desempeño diario de todos los empleados, hora por hora.

Los Tribunales ya han dejado claro que aunque se haya implementado el teletrabajo, todavía es obligatorio llevar un control del registro horario de sus trabajadores. La empresa es la única encargada de organizar y registrar los turnos de trabajo y nunca puede trasladarse esa función al propio empleado.

Atención. Los trabajadores que estén disfrutando del teletrabajo tienen los mismos derechos que los trabajadores presenciales; y por tanto tienen derecho a horarios determinados, a la intimidad, a no realizar horas extraordinarias, etc…

Registro de Jornada de trabajo

La empresa debe registrar la jornada del trabajador día a día, y totalizarla en el período correspondiente para abonar las retribuciones de los trabajadores, debiendo entregar copia del resumen al trabajador, junto con el recibo correspondiente.

Si el trabajador es a tiempo parcial, la empresa debe realizar un registro diario de la jornada. La obligación de la empresa con los trabajadores a tiempo completo de realizar un registro diario de la jornada sólo permanece en el caso de que el trabajador realice horas extras.

El derecho del teletrabajador a que la empresa respete los límites de su jornada de trabajo y descansos permanece intacto, siendo responsabilidad de la empresa llevar a cabo la correspondiente prevención de riesgos laborales. La empresa debe organizar la actividad del trabajador garantizando su descanso y cumplimiento de límites y duración de su jornada.

No olvide que…

  • Su empresa está obligada a registrar la jornada de sus empleados indicando la hora de inicio y de finalización de ésta. Si tiene empleados que hacen teletrabajo, siga cumpliendo con dicha obligación de registro (asegúrese de que sus empleados fichan).
  • Esta obligación existe para todos sus trabajadores, con independencia de si realizan su actividad fuera del centro (comerciales, desplazados al extranjero, teletrabajadores…) o en el centro de trabajo físico.
  • En caso de teletrabajo, puede controlar el tiempo real de trabajo con algún programa informático (hay aplicaciones que permiten al trabajador fichar a la entrada y a la salida de su jornada desde el ordenador o desde su teléfono móvil) o incluso con un documento manual firmado por los propios trabajadores.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

La revalorización voluntaria de inmuebles ¿Cómo afecta al Impuesto sobre Sociedades?

El importe de la revalorización de inmuebles planteada sin que se realice en virtud de una norma legal o reglamentaria, y en contra de la normativa del Plan General de Contabilidad, no se integrará en la base imponible del Impuesto sobre Sociedades, es decir, tal revalorización no tendrá efectos fiscales. No tendrá que declarar ningún ingreso y las amortizaciones seguirán aplicándose sobre el valor inicial. Deberá incluir en la memoria la información sobre la revalorización realizada


Si su empresa ha reducido los beneficios, y usted ha pensado que una buena forma de reforzar su imagen es revalorizar algunos activos que tienen un valor contable muy bajo, debe tener en cuenta las consecuencias fiscales de esta actuación y sus efectos en el Impuesto sobre Sociedades.

Cuando una sociedad dispone entre su inmovilizado de inmuebles adquiridos hace mucho tiempo, ya se trate de terrenos o edificaciones, normalmente valorados a un precio inferior (muy inferior) a su valor de mercado, es habitual preguntarse si deberían valorarse por su valor real y así reflejar mejor el verdadero patrimonio de la sociedad. De esta forma:

  • El activo reflejará un valor más cercano al valor real de los bienes y derechos propiedad de la empresa.
  • En el pasivo aparecerá una reserva por el importe de la revalorización: los fondos propios ganarán peso y mejorarán la imagen de la empresa frente a bancos y acreedores.

Normativa contable

En este sentido, debemos tener en cuenta que la normativa contable no permite la revalorización del inmovilizado con carácter general, salvo que se realice en virtud de una norma legal o reglamentaria. Así, la norma de registro y valoración 2ª del Plan General de Contabilidad establece que con posterioridad a su reconocimiento inicial, los elementos del inmovilizado material se valorarán por su precio de adquisición o coste de producción menos la amortización acumulada y, en su caso, el importe acumulado de las correcciones valorativas por deterioro reconocidas.

En la misma línea se postula la resolución de 1 de marzo de 2013, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), por la que se dictan normas de registro y valoración del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias, que sólo contempla modificaciones al alza en el valor posterior de los elementos de inmovilizado en caso de renovación, ampliación y mejora.

Sin incidencia fiscal

No obstante, en caso de infringir la normativa contable y proceder a una revaloración del inmovilizado material, sea arbitraria o no, el artículo 17.1 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (LIS), establece que esta revalorización voluntaria no tiene ningún tipo de efecto fiscal. Es decir:

  • No es ingreso. No deberá computar ningún ingreso en su declaración del Impuesto sobre Sociedades (tanto si la revalorización se contabiliza contra una cuenta de reservas como si se contabiliza contra un ingreso del año).
  • Se mantienen las pérdidas. La revalorización tampoco afectará a las pérdidas pendientes de compensar. Es decir, si su empresa tiene pérdidas antes de la revalorización, dichas pérdidas seguirán siendo compensables con los beneficios futuros, sea cual sea la forma en que haya contabilizado la revalorización.
  • Amortización igual. Y la amortización fiscalmente deducible seguirá siendo la que aplicaba antes de la revalorización (es decir, deberá seguir calculando las amortizaciones fiscales sobre el valor de adquisición originario).

Atención. El importe de las revalorizaciones contables no se integrará en la base imponible, excepto cuando se lleven a cabo en virtud de normas legales o reglamentarias que obliguen a incluir su importe en la cuenta de pérdidas y ganancias. El importe de la revalorización no integrada en la base imponible no determinará un mayor valor, a efectos fiscales, de los elementos revalorizados.

Los ingresos y gastos derivados de ese elemento se determinarán a efectos fiscales sobre el mismo valor que tenían con anterioridad a la realización de la revalorización, lo cual supone tener que efectuar los correspondientes ajustes al resultado contable al objeto de determinar la base imponible de cada ejercicio en el que se computen los ingresos o gastos contables procedentes de los elementos revalorizados.

Tenga en cuenta que los bienes afectados seguirán teniendo, a efectos fiscales, el valor originario: si en el futuro los vende, la plusvalía deberá calcularse por la diferencia entre el valor de venta y el valor neto contable, sin tener en cuenta la revalorización.

Mención en la memoria

Además, en caso de proceder a una revalorización contable, el artículo 122 de la LIS establece la obligación de mencionar en la memoria de las cuentas anuales sobre el importe de la revalorización, los elementos afectados y el período impositivo en que se practicaron.

La citada mención deberá realizarse en todas y cada una de las memorias correspondientes a los ejercicios en que los elementos revalorizados se hallen en el patrimonio del contribuyente, de lo contrario, su incumplimiento constituirá infracción tributaria grave, sancionada con una multa pecuniaria proporcional del 5 por ciento del importe de la revalorización, cuyo pago no determinará que el citado importe se incorpore, a efectos fiscales, al valor del elemento patrimonial objeto de la revalorización.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

Una entidad que ha paralizado su actividad como consecuencia del COVID-19 ¿Cómo afecta a la amortización del inmovilizado?

Si se utiliza el método de amortización según las tablas establecidas en la Ley del Impuesto sobre Sociedades se podrá modificar el coeficiente de amortización aplicado dentro del coeficiente máximo y periodo máximo recogido en las mismas, pero no prorratear el importe resultante del coeficiente elegido.


La amortización contable es uno de los conceptos fundamentales para la administración de su negocio, con un impacto directo en su rentabilidad y en el pago del IRPF en el caso de los autónomos y del Impuesto de Sociedades en el caso de las pymes.

Uno de los cálculos que debes realizar al final de los ejercicios económicos de su empresa o actividad profesional es la amortización de los activos. Y es que hay adquisiciones de bienes destinadas al desarrollo de su actividad que suponen un gran desembolso monetario (maquinaria, un coche, un ordenador, etc.) y que, inevitablemente, sufrirán una depreciación y perderán parte de su valor con el paso del tiempo.

Esta depreciación es lo que entendemos, tanto en contabilidad como en fiscalidad, como amortización.

Ahora bien, como consecuencia de la situación que se ha producido por el estado de alarma debido al COVID-19, Es posible que durante varios meses parte del inmovilizado material de la empresa se use por debajo de su utilidad normal o incluso quede sin uso. En estos casos nos podemos preguntar:

¿Qué pasa con la amortización? Una entidad que ha paralizado su actividad como consecuencia del COVID-19 ¿deberá prorratear la amortización de los elementos del inmovilizado para deducirse únicamente la correspondiente al periodo en que ha estado ejerciendo la actividad?

No amortizar los inmuebles, la maquinaria o cualquier otro tipo de inmovilizado el tiempo que ha estado parado la actividad puede parecer lógico teniendo en cuenta que el mismo no se ha utilizado durante este periodo y además así reducimos los gastos con el objetivo de reducir las pérdidas que seguramente nos encontremos al final del ejercicio por la situación provocada por el COVID-19.

En este sentido, para saber si esta forma de actuar es correcta debemos dirigirnos a la Resolución de 1 de marzo de 2013, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, por la que se dictan normas de registro y valoración del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias, en cuyo artículo segundo, apartado 3, establece:

3. Amortización.

1. La amortización se identifica con la depreciación que normalmente sufren los bienes de inmovilizado por el funcionamiento, uso y disfrute de los mismos, debiéndose valorar, en su caso, la obsolescencia técnica o comercial que pudiera afectarlos. La dotación anual que se realiza, expresa la distribución del precio de adquisición o coste de producción durante la vida útil estimada del inmovilizado.

2. Por ello, la amortización habrá de establecerse de manera sistemática y racional en función de la vida útil de los bienes y de su valor residual, atendiendo a la depreciación considerada como normal por las causas señaladas anteriormente.

Esta regla solo puede excepcionarse cuando el activo no está sometido a desgaste por su funcionamiento, uso, obsolescencia o disfrute.

Por tanto, la resolución del ICAC de 1 de marzo establece que la amortización no cesará cuando el activo esté sin utilizar o se haya retirado temporalmente del uso, a menos que se encuentre totalmente amortizado, con independencia de la necesidad de revisar su patrón de consumo.

Teniendo en cuenta que actividad ha estado suspendida podría argumentarse que el activo no está sometido a desgaste ya que no se usa ni está en funcionamiento, lo que daría pie a dejar de amortizar el inmovilizado durante este periodo, con la procedente anotación de esta circunstancia en la memoria de las cuentas anuales.

No obstante, teniendo en cuenta que se trata de una situación coyuntural, no parece acorde a lo establecido en la normativa contable interrumpir o disminuir la amortización del activo, a menos que por las características del inmovilizado y la metodología utilizada en el cálculo de su amortización (por ejemplo, por unidad producida) la inactividad si sea un factor determinante aunque haya sido temporal.

Por otro lado, tenga en cuenta que la falta de uso sí podría dar lugar a una merma en su valor lo que provocaría el registro del correspondiente deterioro.

Por su parte, la AEAT ha manifestado que según el artículo 12 de la LIS si se utiliza el método de amortización según las tablas establecidas en dicho artículo se podrá modificar el coeficiente de amortización aplicado dentro del coeficiente máximo y periodo máximo recogido en las mismas, pero no prorratear el importe resultante del coeficiente elegido.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

Ayudas y subvenciones para empresas y PYMES

Para las empresas y PYMES relacionamos a continuación una lista de ayudas, subvenciones y financiación a nivel estatal que pueden resultar de interés para el impulso de nuevas ideas y la promoción de nuevos proyectos empresariales.


1. Ayudas Injuve para la Creación Joven 2020/2021

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 165

Fecha publicación: 12/06/2020

Plazo:  10/07/2020

Organismo oficial:  Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-B-2020-16302

2. Ayudas de formación para jóvenes investigadores titulados universitarios superiores en el marco del Máster Universitario Oficial en Derecho Constitucional

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 165

Fecha publicación: 12/06/2020

Plazo:  10/07/2020

Organismo oficial:  Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-B-2020-15967

3. Ayudas a transportistas autónomos por carretera que abandonen la actividad en 2020.

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 164

Fecha publicación: 11/06/2020

Plazo:  12/07/2020

Organismo oficial:  Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-B-2020-16205

4. Subvenciones, en régimen de concurrencia competitiva, para la realización de proyectos de mejora de competencias para personas trabajadoras en el marco del Programa Empleaverde cofinanciado por el Fondo Social Europeo en 2020 para contribuir a superar la crisis generada por el covid-19

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 175

Fecha publicación: 24/06/2020

Plazo:  15/12/2020

Organismo oficial:  Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

https://www.boe.es/boe/dias/2020/06/24/pdfs/BOE-B-2020-18571.pdf

5. Ayudas para la participación de películas españolas en festivales celebrados durante el cuarto trimestre de 2019 y los diez primeros meses de 2020.

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 176

Fecha publicación: 25/06/2020

Plazo:  31/10/2020

Organismo oficial:  Ministerio de Cultura y Deporte

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-B-2020-18727

6. Subvenciones para las asociaciones de consumidores y usuarios de ámbito estatal, para el ejercicio 2020.

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 174

Fecha publicación: 23/06/2020

Plazo:  Sin determinar

Organismo oficial:  Ministerio de Consumo

https://www.boe.es/boe/dias/2020/06/23/pdfs/BOE-B-2020-18465.pdf

7. Ayudas del Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores

Boletín Oficial del Estado

Núm. boletín: 170

Fecha publicación: 18/06/2020

Plazo:  16/07/2020

Organismo oficial:  Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030

https://www.boe.es/boe/dias/2020/06/18/pdfs/BOE-B-2020-17559.pdf

Como siempre estaremos a su disposición para ampliar la información que precise, y realizar los trámites preceptivos que soliciten.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo.

COVID-19. ¿Cómo remitir la solicitud colectiva de prestaciones por desempleo por suspensión o reducción de jornada a consecuencia del COVID-19?

Tras la entrada en vigor del RDL 24/2020, de 26 de junio, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) recuerda el modo de remitir las solicitudes colectivas de prestaciones derivadas de ERTES


Tras la entrada en vigor del RDL 24/2020, de 26 de junio, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) recuerda el modo de remitir las solicitudes colectivas de prestaciones derivadas de ERTES

Puede presentar la solicitud a través de la Sede Electrónica del SEPE, que dispone de un servicio de remisión de las solicitudes colectivas de prestaciones derivadas de procedimientos de suspensión de contrato o reducción de jornada (ERTE) a consecuencia del COVID-19.

Desde este enlace puedes acceder a esta Sede: 

https://sede.sepe.gob.es/contenidosSede/generico.do?pagina=proce_empresa/

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

COVID-19. Calificación a efectos del IRPF de la prestación que pueden percibir empresarios y profesionales por el cese de actividad

La DGT califica expresamente a la prestación "ordinaria" por cese de actividad como prestación del sistema de protección de desempleo y el artículo 17.1.b) de la Ley del IRPF establece que las prestaciones por desempleo son rendimientos del trabajo.


Respecto a la calificación a efectos del IRPF de la prestación que pueden percibir empresarios y profesionales por  el cese de actividad por el COVID, regulada en el artículo 17 del Real Decreto-Ley 8/2020, que amplía las circunstancias en las que los autónomos tienen derecho a la prestación por cese de actividad, el Consejo General de Economistas ha preguntado a responsables de la AEAT, que interpretan lo siguiente:

La prestación "ordinaria" por cese de actividad de los autónomos está regulada en los artículos 327 y siguientes de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS).

Sobre ésta última sí se ha pronunciado la Dirección General de Tributos de forma expresa, aunque sea de forma indirecta al abordar otra cuestión principal, en la consulta V0637-17 que está referida al DAFAS pero que es clara y además se refiere expresamente a la regulación de los artículos 327 y siguientes de la LGSS:

"…la consultante, a la que le fue concedida por parte de la Mutua en la que estaba cotizando, la prestación por cese de actividad para trabajadores autónomos, en la medida en que dicha prestación forma parte de la acción protectora del sistema de la Seguridad Social que tiene por objeto dispensar a los trabajadores autónomos, afiliados a la Seguridad Social y en alta en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, y, por tanto, al percibir una prestación contributiva y asistencial del sistema de protección de desempleo,…"

Esto es, califica expresamente a la prestación "ordinaria" por cese de actividad como prestación del sistema de protección de desempleo y el artículo 17.1.b) de la Ley del IRPF establece que las prestaciones por desempleo son rendimientos del trabajo.

Por tanto, aunque la DGT no se haya pronunciado sobre esta nueva prestación, entendemos que esta prestación extraordinaria por cese de actividad debería tener la misma calificación que la prestación "ordinaria".

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,

COVID-19. IRPF. El estado de alarma no reduce la retribución en especie por la cesión del uso de vehículos

La Dirección General de Tributos (DGT) en su consulta vinculante de 13 de mayo de 2020, ha señalado que el estado de alarma no implica la inmovilización del vehículo, sino solo la limitación de los desplazamientos, y que atendiendo a la definición del concepto de “retribución en especie” en la Ley del IRPF, se deberá imputar una retribución en especie cuando se ceda el uso de un vehículo atendiendo a su disponibilidad, es decir, a la facultad de disponer del vehículo para usos particulares; con independencia de que no haya una utilización efectiva para fines privados.


La declaración del estado de alarma condujo a la limitación de los desplazamientos de las personas físicas. Ante esta situación, cabe plantear si en la valoración de la cesión del uso de vehículos por las empresas a sus trabajadores, se debe computar como "uso privado" el período en el que los trabajadores no han podido utilizar los vehículos ni para uso privado ni para uso profesional.

La Dirección General de Tributos (DGT) ha concluido en su resolución V1387-20, de 13 de mayo, que se acaba de publicar, lo siguiente:

a) Que el estado de alarma no implica la inmovilización del vehículo, sino solo la limitación de los desplazamientos.

b) Que, atendiendo a la definición del concepto de "retribución en especie" en la Ley del IRPF, se deberá imputar una retribución en especie cuando se ceda el uso de un vehículo atendiendo a su disponibilidad, es decir, a la facultad de disponer del vehículo para usos particulares; con independencia de que no haya una utilización efectiva para fines privados.

Partiendo de estas consideraciones, la DGT concluye que procede la imputación de un rendimiento del trabajo en especie durante el período de confinamiento.

Pueden ponerse en contacto con este despacho profesional para cualquier duda o aclaración que puedan tener al respecto.

Un cordial saludo,