APLAZAMIENTOS Y FRACCIONAMIENTOS, PAGO DE DEUDAS TRIBUTARIAS. VÍDEO INFORMATIVO

LIMITACIONES EN LOS APLAZAMIENTOS Y FRACCIONAMIENTOS El 2017 ha llegado con novedades en los Aplazamientos y Fraccionamientos para el pago de deudas tributarias. Y es que tendremos que tener en cuenta ya estas novedades en las declaraciones fiscales correspondientes al 4T de 2016 (o mes de diciembre), puesto que sus efectos comienzan desde el 1 de enero de 2017 Por lo tanto, No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento: – Las retenciones e ingresos a cuenta (bajo ningún supuesto) – Los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades Y – los tributos repercutidos (como el IVA), si bien, éstos últimos se permitirá que sean aplazables en el caso de que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente cobradas Y además tampoco podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las liquidaciones tributarias confirmadas en virtud de resolución firme, cuando previamente hayan sido suspendidas durante la tramitación del correspondiente recurso o reclamación en sede administrativa o judicial. Si bien estas novedades no afectarán a los aplazamientos o fraccionamientos cuyo procedimiento se haya iniciado antes del 1 de enero de 2017 EL IMPUESTO DE TRANSMISIONES PATRIMONIALES (I.T.P.)

EN LOS CONTRATOS DE ALQUILER Respecto de los contratos de alquiler de viviendas os informamos que algunas administraciones autonómicas están girando liquidaciones de ITP a los arrendatarios de dichas viviendas que no abonaron el impuesto a la firma del contrato. Y es que, aunque hasta ahora no se venía exigiendo, ahora sí lo están haciendo y con efecto retroactivo e intereses de demora. Este impuesto sólo afecta a arrendamientos de viviendas, no a los de locales de negocio u oficinas, ya que a estos les aplica IVA. Recordar que el responsable del pago es el inquilino, y subsidiariamente el arrendador si hubiera recibido la primera renta sin exigir al arrendatario el justificante de haber satisfecho este impuesto. Este impuesto, que se debe pagar al hacer los contratos de alquiler, comprando papel timbrado (o mediante liquidación en la oficina liquidadora de la Comunidad Autónoma, en los 30 días hábiles desde la fecha del contrato), se calcula sobre la renta total que haya de abonarse por toda la duración del contrato. Y en caso de no haberse acordado plazo, se calculará sobre un mínimo de seis años. Tras el comienzo de un año nuevo, la empresa está obligada a elaborar el calendario laboral del año vigente, así os aconsejamos que empecéis a realizarlo si todavía no lo habéis hecho, Eso sí, hay que tener en cuenta las siguientes premisas: – Se debe revisar el convenio colectivo para ver qué regula expresamente. – Los representantes de los trabajadores tienen derecho a ser consultados y emitir un informe previo a la elaboración definitiva del calendario. – Debe ponerse en un lugar visible. Este incumplimiento conlleva una falta leve con multas de entre 60 y 625 euros. – Es aconsejable que se planifiquen las vacaciones de los trabajadores con suficiente antelación, para que conozcan las fechas que le correspondan dos meses antes, al menos, del comienzo del disfrute.